¿Te sientes agobiada con todos los movimientos que tienes que afrontar al irse de casa tu hijo?




Al salir tu hijo de casa, tambalea un poco la estabilidad y la seguridad que has creado a lo largo de los años. Tú, como madre, te has ocupado en afianzar todos los detalles que tienen que ver con la organización de casa y todos sus miembros.



Cosas como la alimentación, el aseo, el orden, las rutinas, citas médicas, actividades familiares, etc… Haz logrado compaginar en equilibrio todas estas labores con tu relación de pareja, trabajo, familia, amistades y tus propias necesidades personales. Todo esto conlleva mucho tiempo, esfuerzo, dedicación constante y continúa día tras día.


Por lo cual, hace tan relevante para ti mujer, que un miembro de la familia salga de casa. Asimilar todos estos movimientos, de forma que se mantenga el estatus quo que has forjado hasta hoy, es algo desafiante, y en ocasiones muy incómodo. Pero con una actitud de apertura y junto con un dialogo sano entre todos, se puede conseguir muy bien.




Cada decisión tomada hasta ahora, fue unilateral por la pareja y en ocasiones sólo por la mujer. Por lo tanto, es ella quien se siente directamente responsable del desempeño y adaptación de su hijo en esta nueva condición de adulto independiente, así se llega a juzgar muy fuerte y se considera la responsable de los resultados.


Olvidando lo obvio, que es tu hijo quien ahora es el adulto y responsable de sus decisiones y ya no es ella. Pasa por alto que al cumplir los hijos su mayoría de edad tu rol ha cambiado en su vida, que ahora es momento de acompañar y facilitar, así tu mejor postura es confiar en tu labor cumplida.



Aceptar que hiciste lo mejor que puedes, de la mejor forma que sabias, es fundamental. Ten la plena certeza que tu hijo va a modelar tus pasos y comportamiento, va a hacer para sí mismo lo mejor que puede, de la mejor forma que sabe que fue lo que aprendió.



En consecuencia, la formación otorgada por ti durante los años, dará sus frutos y actuará en coherencia. Así te sentirás segura de soltar al mundo con autoridad a tu hijo y confiar en que tiene las bases sólidas que necesita para construir su propia vida.



Redacción: Amelia Benedetti


21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo