Atrévete a ponerte en primer lugar y brillar con tu propia luz.


¿Sientes que ya no eres útil en tu hogar por que tus hijos ya no están en casa como antes, ya entraron al colegio o la universidad, y te han dejado ese vacío?